• El destructor USS Lassen de la Armada de EE.UU.
Publicada: martes, 27 de octubre de 2015 12:53
Actualizada: martes, 27 de octubre de 2015 19:26

China ha convocado al embajador estadounidense después de que Washingon enviara buques de guerra a los territorios reclamados por Pekín en el mar de China Meridional.

El viceministro chino de Asuntos Exteriores, Zhang Yesui, en su encuentro de este martes con el embajador de EE.UU. en China, Max Baucus, ha tachado de un acto “extremadamente irresponsable” la decisión del Pentágono de desplegar dos barcos de guerra y un destructor lanzamisiles USS Lassen en los arrecifes Subi y Mischief, que forman parte de las disputadas islas Spratly.

El barco de guerra amenaza la soberanía y los intereses de seguridad de China, pone en peligro la seguridad del personal y las instalaciones y daña la paz y la estabilidad regional", enfatiza el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi

El embajador de EE.UU. en China, Max Baucus.

 

Por su parte, las autoridades chinas, tras exigir a la parte estadounidense corregir “inmediatamente” su error, han anunciado que han monitoreado y alertado a un buque de guerra estadounidense que patrullaba en las islas artificiales chinas.

El destructor USS Lassen ha entrado “ilegalmente” en las aguas cercanas a las islas y arrecifes de China sin pedir permiso al Gobierno de Pekín, por lo que China expresa su fuerte descontento y oposición contra la medida de EE.UU., ha criticado un portavoz de la Cancillería china, Lu Kang, en un comunicado divulgado este mismo martes.

"El barco de guerra amenaza la soberanía y los intereses de seguridad de China, pone en peligro la seguridad del personal y las instalaciones y daña la paz y la estabilidad regional", ha enfatizado el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi.

El mar de China Meridional es una extensión muy disputada del océano Pacífico. Pekín reclama casi un 90 % de los territorios; varios países, entre ellos Filipinas, Vietnam, Malasia y Brunéi, también tienen reclamaciones territoriales.

Las relaciones entre Pekín y Washington se volvieron tensas en los últimos años por las reclamaciones territoriales de China y se ahondaron con la construcción de islas artificiales por el país asiático.

Por su parte, Pekín, en reiteradas ocasiones, ha acusado a Washington de tratar de dominar este mar y militarizar la zona.

El pasado 28 de julio, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino pidió a EE.UU. que deje de inmiscuirse en disputas del mar de China Meridional.

fdd/ktg/rba

Comentarios