• El portavoz de la Cancillería de China, Wang Wenbin, durante una rueda de prensa.
Publicada: sábado, 19 de septiembre de 2020 0:12

Pekín asegura que el secretario de Estado de Estados Unidos ha viajado a Latinoamérica para “sembrar la discordia” entre China y los países de esta región.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Wang Wenbin, ha denunciado este viernes que Mike Pompeo subrayará en este viaje la supuesta imagen “responsable” de los inversionistas estadounidenses frente a los chinos para “perturbar la cooperación” entre el gigante asiático y Latinoamérica.

Sus declaraciones [de Pompeo] no son más que ataques agresivos para difamar a China. Están llenas de sesgos ideológicos, pero no basadas en hechos”, ha fustigado el diplomático chino.

Wang, no obstante, ha aducido que Pekín “no pedirá a los países en cuestión que elijan esto o lo otro en sus relaciones de cooperación”, ni tampoco “los amenazará para que no colaboren con cualquier otro”.

El jueves, el secretario de Estado de EE.UU. llegó a Surinam, donde advirtió de los “costos políticos” que sufriría este país suramericano, en caso de elegir a Pekín y no a Washington. 

 

Según explicó a la prensa un funcionario del Departamento de Estado estadounidense, Pompeo centraría su gira por Surinam, Guyana, Brasil y Colombia en dejar claro “cómo las compañías de EE.UU. invierten en el hemisferio de manera responsable y transparente, lo que dibuja un fuerte contraste frente a China”

Es más, conforme a la fuente, el titular norteamericano argumentará también que los “préstamos depredadores” y proyectos del gigante asiático han dejado “deudas insostenibles” en los países de la región, aparte de amenazar “la seguridad nacional y la soberanía”.

Estados Unidos ve con preocupación cómo China viene aumentando su influencia y su presencia en Latinoamérica, principalmente a través de una gran inversión en los países de esta región, considerada por Washington como su patio trasero.

Mientras la Administración de Donald Trump impone sanciones y bloqueos a los países suramericanos, como Venezuela y Cuba; Pekín y Moscú, además de condenar las medidas coercitivas de Washington, han ampliado los esfuerzos para elevar sus niveles de cooperación, en diversos campos, con los Estados latinoamericanos.

ncl/ctl/mkh