• La directora financiera del grupo tecnológico chino Huawei, Meng Wanzhou.
Publicada: jueves, 28 de mayo de 2020 0:04
Actualizada: jueves, 28 de mayo de 2020 0:36

China acusa a Canadá de ser “cómplice” de EE.UU. luego de que la Justicia canadiense decidiera seguir con la extradición a EE.UU. de una alta ejecutiva de Huawei.

La jueza del Tribunal Supremo de Columbia Británica (Canadá) Heather Holmes ha decidido este miércoles dar seguimiento a los procedimientos de extradición de la número dos de la compañía china Huawei, Meng Wanzhou, por fraude bancario, delito del que la acusa el Gobierno de EE.UU.

El fallo, que podría deteriorar aún más las relaciones entre Ottawa y Pekín, ha provocado de inmediato una fuerte reacción por parte de la embajada de China en Canadá, que ha dicho que el referido país es “cómplice de los esfuerzos de EE.UU. por destruir a Huawei y las empresas chinas de alta tecnología”.

A su vez, la empresa de telecomunicaciones china ha manifestado su decepción por la decisión tomada por la corte canadiense en un comunicado, en el que ha declarado también que “hemos manifestado reiteradamente la inocencia de la señorita Meng”, para luego acusar a Washington de actuar por motivos políticos y con la intención de dañar a Huawei.

“Esperamos que la Justicia canadiense finalmente pruebe la inocencia de la señorita Meng”, añade el texto.

 

Los cargos criminales proceden de EE.UU., que acusa a Meng de haberse valido de su subsidiaria Skycome para vender material tecnológico a Irán entre 2009 y 2014, realizando las transacciones financieras a través del banco HSBC y violando así las sanciones estadounidenses impuestas al país persa en agosto de 2018.

Meng, ciudadana china e hija del fundador de Huawei, Ren Zheng, fue arrestada en diciembre de 2018 a raíz de una orden emitida por las autoridades estadounidenses.

Desde entonces, la alta ejecutiva china de 48 años ha vivido bajo libertad condicional en una de las lujosas residencias que tiene en Vancouver (suroeste de Canadá). Mientras tanto, Pekín lleva exigiendo desde hace año y medio, con vehemencia, su liberación.

Las relaciones diplomáticas entre China y Canadá atraviesan una gran tensión después de la detención de Meng y tras el arresto de dos ciudadanos canadienses en territorio chino.

Ahora, tras la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Columbia Británica, todo apunta a que los lazos entre ambos países podrían experimentar una mayor tirantez, puesto que los abogados de Meng van a recurrir el fallo judicial. Finalmente, habrá que esperar para ver si se produce o no su extradición a EE.UU.

rtk/anz/mjs