• China inyecta miles de millones de yuanes en su economía para paliar la crisis.
Publicada: viernes, 22 de mayo de 2020 9:55

China aplica una serie de medidas, entre ellas inyectar miles de millones de yuanes para reactivar su economía provocada por el nuevo coronavirus.

El gigante asiático, como otro país afectado por el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, logró controlar la epidemia en su territorio, pero las consecuencias para su economía serán duraderas y son imprevisibles.

Por primera vez, en la apertura de la sesión anual del Parlamento, el primer ministro chino, Li Keqiang, renunció este año a fijar un objetivo concreto de crecimiento.

“Nuestro país se enfrentará a ciertos factores que son difíciles de prever” a causa de la pandemia de COVID-19 que paraliza el planeta y lastra la economía mundial, dijo Li en un discurso de cerca de una hora en el solemne Palacio del Pueblo de Pekín.

 

El poder chino es “prudente sobre el futuro”, porque “piensa que la recuperación será lenta e incierta”, estima Song Houze, del grupo de reflexión MacroPolo, especializado en la economía china.

A la crisis del nuevo coronavirus se añaden las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer nuevos aranceles para que Pekín “pague” por haber, según él, ocultado el inicio de la epidemia.

Por primera vez en su historia, el Producto Interior Bruto (PIB) chino se hundió en el primer trimestre (6,8 %) por el efecto del virus, que paralizó casi por completo la actividad en el país.

El crecimiento ya había caído el año pasado hasta el 6,1%, su peor resultado en casi 30 años, coincidiendo con la guerra comercial con Estados Unidos.

nsr/rha/ask/mjs