• Bolsonaro, acusado de genocidio y crímenes contra la humanidad
Publicada: miércoles, 27 de octubre de 2021 8:17
Actualizada: miércoles, 27 de octubre de 2021 10:16

Asesino en serie. Es el calificativo dado al presidente derechista de Brasil, Jair Bolsonaro, por la comisión parlamentaria que investiga su gestión de la COVID-19.

Pues el relator de la comisión afirma que muchas de las más de 605 mil muertes podrían haber sido evitadas, así como los casi 22 millones de contagios.

Declaraciones previas a la votación al informe final de mil 200 páginas, que acusa al mandatario de nueve delitos. Cargos de homicidio masivo, argumentando que, Bolsonaro dejó intencionalmente que el coronavirus arrasara el país en un intento fallido por lograr la inmunidad colectiva y revivir la economía.

Además de Bolsonaro han sido imputados otras 80 personas, incluidos tres de los hijos de Bolsonaro, sus dos últimos ministros de Salud y numerosos actuales y exfuncionarios gubernamentales.

Durante la sesión también se aprobó pedir al Supremo Tribunal Federal la muerte digital de Bolsonaro. Es decir, la suspensión de sus cuentas en las redes sociales por difundir noticias falsas sobre la pandemia. La última de ellas, el jueves pasado, cuando aseguró que quienes se aplican las vacunas anti-COVID-19 pueden contraer el virus VIH, causante del sida.

En caso de que la Corte  Penal Internacional (CPI), compuesta por once senadores con mayoría opositora, apruebe el informe, el fiscal general, aliado de Bolsonaro, tendrá 30 días para decidir si presenta cargos penales contra el presidente y los demás nombrados en el informe. La cámara baja en el Congreso controlada por los partidarios del mandatario, también tendría que aprobar los cargos. Algo poco probable según analistas, pero suficiente para arrebatarle el sillón presidencial en las presidenciales del próximo año.

jpb/rba