• El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en una reunión por videoconferencia desde el Palacio Planalto en Brasilia, 21 de noviembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 24 de enero de 2021 9:04

Líderes indígenas de Brasil denuncian asesinatos, persecuciones y daños ambientales en la Amazonía ante la Corte Penal Internacional y culpan de ello a Bolsonaro.

Raoni Metuktire y Almir Narayamoga Surui, símbolos de la lucha por los derechos indígenas y la preservación de la región de la Amazonía, considerada el pulmón del mundo, requirieron a la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya (Países Bajos) investigar los asesinatos, traslados forzosos de los pueblos locales y persecuciones hacia las comunidades indígenas, tal y como anunciaron el sábado varios medios locales.

Los dirigentes vincularon estos hechos que, a su juicio constituyen “crímenes de lesa humanidad”, con las “políticas ilegales de invasiones y extracción de recursos minerales” del mandatario del país, Jair Bolsonaro.

“La destrucción de la selva amazónica se ha acelerado sin medida tras el mandato de Bolsonaro en 2019”, señalaron Metuktire y Narayamoga en su demanda en la que también subrayaron cómo la tasa de deforestación ha aumentado, en concreto 34,5 % en un año, los asesinatos de líderes indígenas están a un nivel que no se ha visto en dos décadas y las agencias ambientales han colapsado o recibido amenazas.

 

Los demandantes consideran la destrucción de la selva amazónica como un “peligro directo” no solo para los brasileños, sino para toda la humanidad, haciendo hincapié en que el mandatario ultraderechista tiene el objetivo de “levantar todas las barreras para saquear las riquezas de la Amazonía”.

La Administración de Bolsonaro firmó en febrero de 2020 una legislación que reglamenta la explotación de recursos hidráulicos, la extracción de minerales en tierras indígenas y la producción agrícola a gran escala en las regiones amazónicas.

Durante los dos últimos años, diversas organizaciones ambientalistas y de derechos humanos, entre ellas las Naciones Unidas y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), expresaron su preocupación sobre el tema de la deforestación en la Amazonía, e hicieron sonar las alarmas ante el ritmo acelerado de destrucción de la selva tropical más grande del planeta.

sbr/ctl/fmk