• Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia.
Publicada: martes, 22 de septiembre de 2015 18:52

Bolivia está bien preparada ante las tres posibles respuestas de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre el diferendo marítimo que mantiene con Chile.

Hemos trabajado las respuestas y en cada una habrá una posición firme de parte del Gobierno”, ha hecho hincapié este martes el vicepresidente del país sudamericano, Álvaro García Linera, en unas declaraciones pronunciadas respecto a los supuestos fallos que presentará el jueves el Tribunal Internacional sobre su competencia para tratar el problema.

Hemos trabajado las respuestas y en cada una habrá una posición firme de parte del Gobierno”, ha hecho hincapié Álvaro García Linera, el vicepresidente de Bolivia.

Asimismo, ha explicado que la primera respuesta existente sería rehacer la demanda de Chile sobre la observación preliminar y declararse competente para resolver el caso en un plazo de tres a cuatro años.

En este caso, el país vecino deberá presentar su contramemoria a la memoria que Bolivia presentó en 2013 y, con ello, el proceso se concentraría en el tema de fondo, es decir, la demanda boliviana por una salida al océano Pacífico.

“La segunda opción es verdad Chile, yo no soy competente y ahí acabó todo, ahí se acaba todo. La tercera opción, no te voy a responder Chile, te voy a responder al final del juicio, que postergue la decisión jurídica al momento de emitir el fallo final”, ha apostillado.

García Linera ha resaltado, además, la firmeza de los argumentos jurídicos e históricos presentados a la corte, por lo que ha señalado que Bolivia espera, “muy optimista y serena”, el fallo de la CIJ.

“Y por la propia historia del tribunal, que justamente fue formado, ha surgido para resolver en justicia, en paz y en diálogo este tipo de litigios que tienen recurrentemente las naciones del mundo”, ha concluido el titular boliviano.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, llamó el lunes a su pueblo a esperar “con paciencia y humildad” la sentencia de la CIJ, prevista para el próximo jueves (el 24 de septiembre). En esta línea, ordenó izar la bandera de su reivindicación marítima en las organizaciones públicas hasta la fecha y lo consideró como un momento “crucial, histórico e inédito” para los bolivianos, porque, en su opinión, recibirán una buena noticia desde el Tribunal Internacional.

La presidenta chilena, Michelet Bachelet, y su par boliviano, Evo Morales.

 

El problema entre estos países vecinos surgió tras una guerra que tuvo lugar entre 1879 y 1883, en la que Bolivia perdió 400 km lineales de litoral costero y 120.000 km² de territorio; desde entonces, ha reivindicado su derecho a recuperar la soberanía de este corredor.

En 2013, Bolivia llevó este contencioso ante la CIJ, prometiendo respetar su decisión. Chile, en respuesta a estas reivindicaciones, ha alegado que son infundadas, ya que fueron resueltas por un tratado de paz que firmaron ambos países en 1904.

En este sentido, Morales afirmó el 7 de septiembre que actualmente su país no demanda el Tratado de 1904, sino que quiere que “Chile cumpla con sus compromisos de devolver el mar a los bolivianos” en La Haya, y que los tratados internacionales son revisables.

msm/anz/mrk

Comentarios