• Arce reitera que el fraude electoral en Bolivia nunca se probó
Publicada: sábado, 23 de enero de 2021 19:17

Presidente de Bolivia, Luis Arce, asegura que el llamado fraude electoral en los comicios de octubre 2019 nunca se demostró y eso condujo a un “golpe de Estado”.

Ese fraude nunca se probó y lo que hubo fue un golpe de Estado, aunque se instaló una narrativa para hablar de un fraude monumental”, dijo el viernes Arce en el duodécimo aniversario del Estado Plurinacional de Bolivia, celebrado en la Casa Grande del Pueblo, en La Paz (capital administrativa boliviana).

Arce hizo alusión, asimismo, a las protestas que se desataron tras las presidenciales de 2019 y volvió a acusar a la Organización de Estados Americanos (OEA) de ser partícipe del “acompañamiento” al golpe contra el expresidente boliviano Evo Morales, en “complicidad” con “grupos insubordinados que rompieron la cadena de mando”.

Conforme a las afirmaciones del mandatario boliviano, el golpe de Estado de 2019 en Bolivia intentó “extinguir la democracia intercultural” y también dio como resultado la implantación de un modelo económico viejo desde noviembre de ese mismo año, con “desastrosos resultados que aún enfrentamos”.

 

De igual modo, enfatizó que, tras todos los intentos de “prororguismo” del gobierno de facto, se celebraron unas elecciones presidenciales y se restableció el orden constitucional y, por ende, volvió la democracia gracias a la “conciencia y lucha del pueblo” y después de un “período nefasto” en la historia boliviana.

En noviembre de 2019, con la instalación en Bolivia de un gobierno de facto tras el golpe de Estado contra Morales, la autoproclamada presidenta del país, Jeanine Áñez, retomó los vínculos diplomáticos con EE.UU. y canceló los nexos con todos aquellos gobiernos que se oponen a las políticas de Washington, como Cuba, Irán y Venezuela.

nsh/anz/fmk/hnb