• El portavoz de la Presidencia de Bolivia, Jorge Richter.
Publicada: sábado, 23 de enero de 2021 1:45
Actualizada: sábado, 23 de enero de 2021 2:07

Un funcionario boliviano dice que, con Joe Biden en la Casa Blanca, Bolivia no descarta una relación con EE.UU., basada en la independencia y la no injerencia.

Aunque hay una relación comercial importante entre Bolivia y EE.UU., desde 2008, no existe una designación de embajadores en ambos países y a este tema se refirió el portavoz de la Presidencia de Bolivia, Jorge Richter, según reportó el jueves la Agencia Boliviana de Información (ABI).

“Lo que tenemos es una relación, no podemos llamar de absoluta normalidad […] Veremos cómo se desarrollan en los próximos meses entre la nueva gestión del presidente Biden y del presidente Arce para ver si es posible retomar la designación de los embajadores”, dijo Richter, consultado sobre la posibilidad de cambios en las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos, tras la posesión de Biden como el 46.ºpresidente del país norteamericano.

Bolivia, enfatizó el vocero presidencial, considera que “la complementariedad”, la “independencia” y el “debido respeto a la no injerencia” son elementos importantes en los nexos con otros países.

De hecho, Richter recordó que el presidente boliviano, en los días posteriores a su investidura, aseguró que se mantendrán las relaciones políticas con todos los países y, en ese sentido, se restablecieron lazos con Gobiernos que habían sido vetados por el régimen de Jeanine Áñez.

Además, con la expectativa de una “relación bilateral enmarcada en el mutuo respeto y la complementariedad”, Arce saludó a la nueva Administración del presidente Joe Biden en Estados Unidos.

Hace más de una década que Bolivia y Estados Unidos cortaron sus relaciones diplomáticas a nivel de embajadores manteniéndolas únicamente en el rango de sus encargados de negocios. El 10 de septiembre de 2008, el entonces mandatario boliviano, Evo Morales, expulsó al embajador de Estados Unidos Philip Goldberg por financiar a la oposición para conspirar contra el Gobierno del país andino. 

Como contramedida, la Administración del presidente estadounidense George W. Bush (2001-2009), expulsó al embajador de Bolivia en EE.UU., Gustavo Guzmán.

Sin embargo, en noviembre de 2019, con la instalación en Bolivia de un gobierno de facto, tras el golpe de Estado contra Morales, la autoproclamada presidenta interna retomó los vínculos diplomáticos con Estados Unidos y canceló los nexos con Gobiernos contrarios a las políticas de Washington, como Cuba y Venezuela.

ncl/ctl/mkh