• Arce asegura que no dejará programas sociales por bien de la nación
Publicada: lunes, 14 de diciembre de 2020 1:03
Actualizada: lunes, 14 de diciembre de 2020 1:42

En Bolivia, mientras el Gobierno opta por unir al país y gobernar para todos, la oposición disputa esa idea. Dice que si se trata de un pacto nacional, lo acogerá.

El 8 de noviembre, el presidente boliviano, Luis Arce, tomó el poder con la promesa de unir al país y un acuerdo nacional para sacarlo de la miseria de 11 meses de gobierno de facto surgido de un golpe de Estado.

En el marco de esta promesa, este sábado, el presidente aseguró que no dejará los programas sociales por el bien de la nación.

No obstante, Carlos Mesa, el expresidente derechista y rival de Arce y de su predecesor Evo Morales, puso en duda esta posición, diciendo que Arce podría buscar convertirse en un emperador en Bolivia. Sin embargo, dijo que aceptará el acuerdo nacional si es de buena fe.

Mesa también volvió a acusar al gobierno central de buscar venganza a los líderes del golpe. Sin embargo, Arce siempre ha rechazado esas acusaciones, asegurando que ofrecerá una gestión de transparencia respetando la separación de poderes, al contrario de su antecesora de facto y los gobiernos de la derecha anteriores.

xsh/hnb