• Candidato del MAS a la Presidencia de Bolivia, Luis Arce, en una rueda de prensa, Buenos Aires, capital de Argentina, 20 de enero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 26 de mayo de 2020 8:32

El candidato del MAS a la Presidencia de Bolivia denuncia la mala gestión del gobierno de facto que ha derivado en la caída del PIB en el último trimestre.

El candidato a la Presidencia de Bolivia por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce, denunció el lunes en una entrevista concedida a la emisora boliviana Radio Encuentro Sucre, que el país enfrenta desde el año pasado situaciones que son “preocupantes para la economía boliviana”, esto según explicó, de acuerdo con los indicadores del Instituto Nacional de Estadística.

El representante del MAS advirtió que la implementación del modelo neoliberal en Bolivia por el gobierno de la autoproclamada Jeanine Áñez, ha hecho que el Producto Interno Bruto (PIB) caiga durante el último trimestre.

El gobierno de facto ha paralizado grandes proyectos económicos y de inversión iniciados durante la gestión presidencial de Evo Morales, provocando una caída considerable del PIB del país”, declaró Arce a la emisora.

Esto agregó, se debe “a las malas políticas que ha aplicado el gobierno transitorio”.

 

El también exministro de Economía alertó de otras malas decisiones tomadas por Áñez que han afectado y continuarán dañando la economía boliviana, “todo por un tema estrictamente ideológico”, como la inversión pública.

“Este gobierno lo que hizo a partir del mes de noviembre que toma el poder, fue empezar a flexibilizar el pago de impuestos a los empresarios, justamente de aquellos que habían participado del golpe de Estado”, lo que ha ocasionado una caída en las recaudaciones, denunció Arce.

En Bolivia se han sucedido constantes protestas desde el golpe de Estado de la oposición, con la complicidad de las Fuerzas Armadas, que forzó la dimisión de Morales en noviembre para “preservar la paz en su país”, y la instauración en el poder del gobierno de facto de Áñez. Su gobierno ha reprimido con dureza las marchas y autorizado a las Fuerzas Armadas a masacrar con impunidad al pueblo.

En medio de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus que ha contagiado a más de 6660 personas y dejado 261 muertos en Bolivia, abundan las críticas por la mala gerencia del gobierno de facto.

lvs/ktg/ask/msf