• Un avión de combate F-16 despega de la base aérea de Hualien, en el este de Taiwán en 2004. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 18 de noviembre de 2020 23:31

Taiwán inmoviliza toda su flota de cazas F-16, de fabricación estadounidense, después de que uno de sus aviones de combate se estrellara durante una misión.

El Ministerio de Defensa de Taiwán anunció que un F-16 monoplaza, con un piloto de 44 años a bordo, había desaparecido de sus radares el martes por la tarde, dos minutos después de su despegue de una base al este de la isla y mientras volaba a unos 1800 metros de altitud.

La presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, ha declarado este miércoles que todos los F-16 de la isla, alrededor de 150 aviones de combate, permanecerán en tierra a la espera de que se lleve a cabo una investigación sobre el referido accidente.

“Nuestra prioridad absoluta es ahora mismo la misión de salvamento. La fuerza aérea dejó en tierra todos los F-16 mientras se [efectúan] controles. Ordené una investigación para saber la causa de este incidente”, ha manifestado la mandataria taiwanesa a la prensa.

A pesar de esta decisión, Tsai ha manifestado que las fuerzas de Taiwán permanecerán listas para defender la isla en medio de las tensiones con China.

 

Los F-16 representan aproximadamente la mitad de la flota de combate de Taiwán, la cual se ha ampliado en los últimos meses en medio de las tiranteces con China. Además, Taipéi está buscando agregar modelos más nuevos y mejorados a su flota y, en este sentido, en agosto, finalizó la compra de 66 nuevos F-16, la mayor venta de armas de EE.UU. a Taiwán en años.

Después de conocerse que se iba a producir dicha adquisición, Pekín advirtió a Washington que la venta de armas a Taiwán tendría un “gran impacto” en las relaciones bilaterales y, en julio, el gigante asiático anunció embargos al fabricante de armas estadounidense Lockheed Martin en respuesta.

El Gobierno chino ha aconsejado a Washington “no jugar con fuego” al apoyar a Taiwán, llamándole a que frene todo tipo de contactos diplomáticos y militares con la isla, considerada por el gigante asiático una provincia rebelde y una parte indivisible de su territorio.

tmv/anz/mjs