• Un soldado armenio dispara artillería en combates en curso con las fuerzas azerbaiyanas en la región de Nagorno Karabaj, 25 de octubre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 25 de octubre de 2020 17:18
Actualizada: domingo, 25 de octubre de 2020 18:08

Transcurrido apenas un mes de los enfrentamientos entre Azerbaiyán y Armenia, los combates no muestran signo alguno de disminuir: 37 muertos en 24 horas.

Las autoridades de Azerbaiyán han anunciado este domingo la muerte de 26 personas en la ciudad azerbaiyana de Ganja, en las últimas 24 horas, en el marco del conflicto en la región en disputa de Nagorno Karabaj.

De acuerdo con la información facilitada por Niyazi Bairamov, alcalde de Ganja, otras 138 personas han resultado heridas en dicha ciudad como consecuencia de los ataques lanzados por el bando armenio.

Por su parte, funcionarios de Armenia han informado de la muerte de 11 de sus militares en Nagorno Karabaj.

El Ministerio de Defensa de la región en disputa, tras las nuevas 11 bajas, ha elevado el número de muertos entre los militares, en el lado armenio, a 974 desde que estallaran los choques.

 

Ambos bandos se culpan mutuamente de la bloqueada solución pacífica al conflicto. De hecho, ya han colapsado dos treguas negociadas por Rusia entre Ereván y Bakú.

El miércoles, el primer ministro armenio, Nikol Pashinian, dijo que actualmente no hay ninguna solución diplomática a la crisis en cuestión debido a las divergencias existentes entre Ereván y Bakú. Mientras tanto, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliev, ha dicho que la situación depende del lado armenio.

Nagorno Karabaj es un enclave reconocido internacionalmente como territorio de Azerbaiyán, pero su población es de mayoría armenia, puesto que los azerbaiyanos étnicos huyeron del territorio en 1992 cuando los separatistas lo tomaron en una medida apoyada por Ereván.

La actual espiral de violencia surgida en la región ha sido la más destructiva desde el último conflicto bélico entre Azerbaiyán y Armenia (1991-1994) que se saldó con la muerte de 30 000 personas.

Las ya renovadas tensiones han desatado en los últimos días la preocupación de la comunidad internacional, que teme la perspectiva de una guerra total.

Diferentes países de la región, incluidos Rusia e Irán, han llamado a las partes involucradas en el conflicto a la moderación, el diálogo y el cese de hostilidades, aseverando que el prolongado conflicto solo se resolverá mediante el diálogo, puesto que los enfrentamientos militares solo agravan la situación y amenazan la paz y seguridad regionales.

tqi/anz/ftm/mkh