• El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, habla ante el Parlamento, Ereván, 27 de septiembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 3 de octubre de 2020 19:17

Armenia acusa a Turquía de enviar a 150 altos militares para liderar a las tropas azerbaiyanas en la guerra “terrorista” que lanzan contra Nagorno-Karabaj.

En un discurso televisado a la nación, el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, ha acusado este sábado a Turquía de avivar la tensión en la zona en disputa entre Ereván y Bakú, enviando allí a 150 altos militares para “dirigir las acciones las acciones de las tropas azerbaiyanas y de mercenarios sirios reclutados por Ankara”.

Basándose en la información de fuentes militares, el mandatario también ha denunciado que los “mercenarios” que ha enviado Turquía desde Siria a Artsaj (nombre armenio de Karabaj) “colaboran” con las fuerzas turcas, atacando a los armenios.

De igual modo, ha considerado “sin precedentes” los ataques “terroristas” que están lanzando “las fuerzas azerbaiyanas y turcas” contra Nagorno-Karabaj. “Durante casi una semana, el pueblo ha estado resistiendo ataques terroristas azerbaiyanos y turcos. Su escala no tiene precedentes”, ha repudiado el mandatario armenio.

 

Ante tal coyuntura, el mandatario armenio ha añadido que el país se encuentra en “el momento quizás más decisivo” de la historia del país y subrayado la importancia de “proteger” a los civiles.

En cuanto a los llamados a las negociaciones para solventar el conflicto, Pashinián ha lamentado que “mientras suenen los cañones no hay diálogo posible”.

Desde el inicio de las hostilidades en la región, el 27 de septiembre, la comunidad internacional ha condenado ampliamente la violencia y ha instado a ambas partes a detener el fuego, Turquía, no obstante, ha sido el único país en expresar abiertamente su apoyo a Azerbaiyán.

Azerbaiyán y los independentistas, apoyados desde Armenia, se acusan mutuamente de haber desencadenado los enfrentamientos. El Ministerio azerbaiyano de Defensa anunció el pasado domingo “una contraofensiva” en toda la línea del frente con Armenia, en respuesta a un ataque por parte de Ereván. Los secesionistas armenios, no obstante, dicen que fueron blanco de los bombardeos del Ejército azerbaiyano en la zona.

Armenia y Azerbaiyán viven enemistados desde el inicio del conflicto Nagorno-Karabaj, en 1988, cuando este enclave, con apoyo del Gobierno de Armenia, decidió independizarse de la entonces República Socialista Soviética de Azerbaiyán.

En 1994, un alto el fuego puso fin al conflicto bélico entre estos países —con un saldo de 30 000 muertos—, pero no resolvió el problema, por lo que desde entonces las escaramuzas son frecuentes en la frontera.

ask/hnb/nii/