• --
Publicada: domingo, 7 de abril de 2013 15:32
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 13:31

El portavoz del ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast, ha pedido a ambas coreas detener cuanto antes cualquier provocación y medida que conduzca a desatar la tensión en la Península. El diplomático persa ha alertado sobre la escalada de tensión que azota la región de Asia Oriental y ha llamado a poner fin al conflicto que se mantiene entre Corea del Norte y su vecino surcoreano, que goza del apoyo logístico de su aliado estadounidense. “Los países que llegan a la región, pasando miles de kilómetros de distancia para realizar maniobras militares, generan provocación”, ha declarado Mehmanparast, refiriéndose a Washington y asegura que cuando la situación se vuelve insegura, toda la región sufrirá las consecuencias. La península coreana se ha convertido en escenario de una escalada de tensiones desde que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) votara una nueva resolución y sanciones contra el Gobierno de Pyongyang, en represalia por un ensayo nuclear llevado a cabo el pasado 12 de febrero. El punto de inflexión se produjo cuando Estados Unidos y Corea del Sur iniciaron maniobras militares conjuntas (11 de marzo), pues Pyongyang, en respuesta, anunció el sábado el “estado de guerra” contra Seúl. Washington, que desempeña un papel crucial en el agravamiento de la crisis entre las dos Coreas, ha enviado a la región sus bombarderos B-52 y B-2, con capacidad nuclear, y cazas furtivos F-22, amén de otras naves. Ante esta nueva provocación, Pyongyang autorizó un ataque nuclear contra EE.UU. Actualmente el Ejército norcoreano tiene la autorización requerida para lanzar un ataque nuclear contra el país norteamericano, no obstante, ha amenazado a Washington con ataques "más pequeños, ligeros y diversificados”. fm/cl/msf
Commentarios