• La policía israelí detiene a un manifestante durante una protesta contra el premier en Al-Quds (Jerusalén), 17 de octubre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 23 de octubre de 2020 7:55
Actualizada: viernes, 23 de octubre de 2020 10:16

Un destacado experto estratégico asegura que un peligro externo no amenaza la existencia de Israel, sino que este régimen se desintegrará desde adentro.

No existe una amenaza externa real para Israel y si existe una amenaza para su existencia continua (...) de hecho, para el futuro del sionismo, entonces es una amenaza interna y no externa”, sentenció Yossi Melman en un artículo publicado por el diario israelí Maariv.

El destacado experto israelí en asuntos estratégicos recuerda que el expresidente sirio Hafez al-Asad (1971-2000) comparó a los cruzados y sus campañas de ocupación del país palestino con el sionismo e Israel, confirmando así que la presencia de los sionistas israelíes en la región de Asia Occidental es temporal como la de los cruzados.

Melman señala que Hafez al-Asad no fue el único que utilizó esta comparación histórica y este caso no solo existe en la política, sino también en la literatura y la historia árabe en los años cincuenta y sesenta. Para ellos, los sionistas son los occidentales, y “su fin es desaparecer como los cruzados”, invasores procedentes de Europa, que ocuparon el país por la fuerza.

 

“Se puede asumir con alta racionalidad que Israel no será derrotado en el campo de batalla, también según fuentes extranjeras, ya que tiene armas nucleares”, manifestó.

Sin embargo, el analista llegó a la conclusión de que Israel no será derrotado como los cruzados, pero sostuvo que este régimen “se está desintegrando como estado y como sociedad” desde dentro.

Para ratificar sus declaraciones, Melman explicó que “las grietas y la fragmentación, la división, el odio, el creciente disgusto por los valores liberales y las divisiones políticas entre otros, entre la derecha y el centro-izquierda, entre laicos y religiosos, entre los residentes orientales y los occidentales, amenazan el delicado tejido de la existencia aquí”.

“Por lo tanto, debemos agregar la ocupación y opresión del pueblo palestino y sus peligrosas repercusiones en la democracia y la sociedad. Estos fenómenos no comenzaron durante los años del gobierno de Benjamín Netanyahu, pero durante su mandato se aceleraron en un grado considerable, con su iniciativa deliberada”, agregó.

El experto israelí subrayó que el tejido común que unía al régimen israelí durante los años de su existencia “se está erosionando”.

Varios exfuncionarios israelíes han advertido y expresado de diversas formas su grave preocupación por la persistencia de amenazas internas como las divisiones, la fragmentación y la corrupción. Según ellos, la corrupción en Israel es más peligrosa que las amenazas externas.

tmv/ktg/tqi/hnb