• Funcionarios kuwaitíes cuentan los votos en un centro electoral en el distrito de Sabah al-Salem, cerca de la capitalina ciudad de Kuwait, 26 de noviembre de 2016.
Publicada: domingo, 27 de noviembre de 2016 14:50

Los resultados de los comicios legislativos en Kuwait pronostican el inicio de un cambio en el país, no hay mayoría absoluta y partes opositoras aumentan poder.

Según demuestran los resultados preliminares de las elecciones de ayer sábado para elegir a los miembros de la Asamblea Nacional de Kuwait, el Gobierno kuwaití ha sufrido un duro revés con varios ministros que dejarán su escaño.

A su vez, las partes opositoras han conseguido importantes avances que podrían dificultar la acción del Ejecutivo. A pesar de que el país árabe no permite actividades de partidos políticos, se estima que entre 17 y 24 de los 50 escaños que se renovaban en estas elecciones son afines a la oposición.

El plan principal de la oposición kuwaití en estas urnas se basaba en críticas a los recortes y la austeridad impulsada por el actual Gobierno. En 2012, la oposición evitó participar en las urnas en protesta contra los cambios en la legislación electoral.

Kuwait es el único país árabe ribereño al Golfo Pérsico que celebra elecciones parlamentarias y que el Poder Legislativo desempeña un papel considerable en la toma de decisiones políticas, económicas y sociales del país.

Según define la Constitución kuwaití, la Asamblea Nacional cuenta con 50 asientos; junto a este número, todos los miembros del gabinete del país (compuesto por 16 ministros) también forman parte del Parlamento.

En esta tanda de elecciones, al menos dos ministros no han podido conseguir la renovación de sus mandatos legislativos y entre los nuevos diputados hay varios jóvenes y una mujer.

Mujeres kuwaitíes ejercen su derecho a voto en un colegio electoral en la capitalina ciudad de Kuwait, 26 de noviembre de 2016.

 

Independientemente del resultado de las elecciones, en las cuales ejercieron su derecho a voto un 65 por ciento de los nacionales convocados, el próximo primer ministro será miembro de la familia Al Sabah, que dirige el destino del país desde hace más de 250 años.

El pasado mes de octubre, el emir de Kuwait, el sheij Sabah al-Ahmad al-Yaber Al Sabah, emitió un decreto para disolver el Parlamento, por “las delicadas circunstancias regionales y los acontecimientos resultantes”.

tas/ktg/mkh/mrk