• El nuevo jefe del servicio de inteligencia israelí (el Mossad), Yossi Cohen.
Publicada: jueves, 7 de enero de 2016 10:43
Actualizada: jueves, 7 de enero de 2016 11:37

El nuevo jefe del servicio de inteligencia israelí (el Mossad), Yossi Cohen, admitió que las capacidades militares de la República Islámica de Irán siguen creciendo.

“Irán continúa (...) incrementando sus capacidades militares y profundizando su control en nuestra región”, afirmó Cohen el miércoles, según el rotativo israelí Yedioth Ahronot.

Irán continúa (...) incrementando sus capacidades militares y profundizando su control en nuestra región”, afirmó el nuevo jefe del Mossad, Yossi Cohen.

Cohen, durante la toma de posesión de su cargo como nuevo jefe del Mossad, en sustitución de Tamir Pardo, recalcó que el régimen de Israel se encuentra en el epicentro de un terremoto que está sacudiendo a Oriente Medio desde hace años.

Las amenazas del país persa han aumentado tras la firma del acuerdo nuclear entre Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), alegó antes de subrayar que identificar tales peligros forma parte de las tareas del Mossad.

En sus declaraciones iranófobas, insistió en que Teherán representa una gran amenaza y un importante desafío para el régimen de Tel Aviv.

Cohen ha servido como jefe del consejo de seguridad desde agosto de 2013. Durante ese periodo, ejerció como un interlocutor de confianza del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, ante muchos gobiernos, incluido Estados Unidos.

El régimen de Israel siempre se opuso a los diálogos nucleares entre Irán y el Sexteto, y al posterior  Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), acordado en julio entre las partes, por el que se levantarán todas las sanciones económicas contra Irán, a cambio de algunos límites al programa de su energía nuclear.

En este sentido, el ministro de energía israelí, Yuval Steinitz, se mostró enojado el pasado diciembre por el cierre del caso nuclear iraní por la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) y refutó esta decisión por considerarla nada “práctica” y “enviar un mensaje equivocado a los iraníes de que la comunidad internacional quiere observar el asunto desde otra óptica”.

ftn/ncl/hnb