• Fernández a oposición: Nadie podrá atraparme en disputas internas
Publicada: martes, 21 de septiembre de 2021 7:21
Actualizada: martes, 21 de septiembre de 2021 9:34

El presidente argentino carga contra la oposición por intentar dividir el país, al tiempo que asegura que nada y nadie podrá atraparlo en disputas internas.

Alberto Fernández aprovechó su intervención el lunes en el acto de toma de posesión de sus nuevos ministros, nombrados tras el fracaso del oficialismo en las elecciones primarias del pasado 12 de septiembre, para expresar su compromiso con trabajar para mejorar la situación de vida de la nación argentina, afectada por la crisis económica heredada del anterior gobierno y por la pandemia del nuevo coronavirus causante de la COVID-19.

“Queremos todos ser parte de un país que se integre, que funcione unido, que trabaje con mucha fuerza para sacar de la postergación a los que han quedado postergados. Primero por la situación económica heredada y después por el malestar que a todos nos causó la pandemia”, sostuvo el mandatario al referirse a su predecesor, el derechista Mauricio Macri.

Oposición busca fomentar la división

Fernández denunció los intentos de la oposición por fomentar la división en el país, aprovechando la pandemia del coronavirus, pero expresó su disposición para trabajar con todos los grupos políticos argentinos para restaurar la unidad.

 

Lanzó además una crítica velada al jefe de Gobierno de Buenos Aires, el opositor Horacio Rodríguez Larreta, diciendo que su Ejecutivo no es “parte del país que quiere que los que trabajan pierdan sus empleos y que nadie los indemnice”. “No somos parte del país que quiere flexibilizar derechos de los que trabajan”, agregó.  

Reconoció la derrota de la izquierda en los comicios y aseguró que su Ejecutivo tratará de rectificar el camino que ha recorrido hasta ahora. “Nosotros cuando la gente no nos vota, nos enojamos con nosotros porque algo habremos hecho mal. En realidad nosotros debatimos de cara a la gente”, detalló.

El mandatario argentino concluyó, dejando en claro que los opositores, pese a todos sus intentos, “no le van a ver atrapado en disputas internas e innecesarias”.

Luego del fracaso de la coalición política gobernante en Argentina en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 12 de septiembre, renunciaron al menos cinco ministros y altos funcionarios del Gobierno, provocando una crisis política en la Casa Rosada.

Para conservar la unidad del oficialismo, Fernández accedió a renovar parte del gabinete para relanzar su gobierno antes de las elecciones generales del próximo noviembre.

El Ejecutivo de Fernández se encarga de superar la crisis económica que sufre el país sudamericano, en gran medida heredada del gobierno de Macri, que se refleja en elevados índices de pobreza, desempleo, inflación y una deuda de 44 000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

ftm/