• El presidente de Argentina, Alberto Fernández, y el exmandatario Mauricio Macri, en la Casa Rosada, 28 de octubre de 2019.
Publicada: lunes, 24 de agosto de 2020 21:34
Actualizada: martes, 25 de agosto de 2020 16:38

El presidente de Argentina acusó a Macri de haberle recomendado que no decretara la cuarentena por la COVID-19, y que dejara morir a los que tenían que morirse.

En una entrevista con Radio 10, el mandatario argentino, Alberto Fernández, contó el lunes que al día siguiente que decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia del coronavirus, causante de la COVID-19, recibió una llamada del exmandatario Mauricio Macri en la que le decía que no estaba de acuerdo con esa decisión porque la economía es lo más importante, y le aconsejó que, “dejemos a toda la gente en la calle, que se mueran los que tengan que morirse”.

Él (Macri) cree eso y actúa en consecuencia. Gracias a Dios estoy muy lejos de eso. Para mí la política es cuidar a la gente, la salud de la gente, preservar el trabajo”, explicó el jefe de Estado.

Macri siempre fue un firme opositor a la cuarentena y así lo ha hecho saber en todas sus declaraciones públicas. Tras celebrar el lunes una movilización anticuarentena que había sido convocada por representantes de su partido Juntos por el Cambio, el expresidente indicó que estaba “orgulloso” de que miles de argentinos salieran a las calles para marchar contra el aislamiento social.

 

En la entrevista, Fernández criticó las declaraciones de su antecesor afirmando que, lo que “hiere profundamente” es que Macri, que al parecer, está más atento al fútbol que a lo que pasa en su país, incite a la gente a salir a la calle para que se contagie de coronavirus.

Fernández opinó que “cualquier hombre público, sea político o no” debería “medir sus palabras” porque “hay mucha gente que escucha al que habla y le presta atención”.

Poco después, funcionarios del Gobierno revelaron el detalle de la conversación entre ambos, dejando claro que Macri le recomendó también al presidente que privilegiara a los que tenía que privilegiar y le puso el ejemplo del primer ministro británico, Boris Johnson, en el Reino Unido. Alberto lo escuchó y le dijo “yo no pienso igual que vos, pero ya está, dejémoslo ahí”, y cortó la comunicación.

tmv/lvs/mjs