• El software espía israelí Reign, extrae datos de iPhones y espía a los propietarios de los telefonos inteligentes.
Publicada: miércoles, 9 de junio de 2021 10:13

Una empresa israelí ha vendido tecnología de espionaje a Arabia Saudí para piratear teléfonos inteligentes de disidentes del príncipe heredero, Muhamad bin Salman.

El diario israelí Haaretz reveló el martes que la compañía israelí Quadream, centrada en “acceder y hackear teléfonos móviles”, comenzó a prestar servicios a Arabia Saudí y el joven heredero del trono desde 2019.

Según el informe, la compañía, dirigida por un exfuncionario de inteligencia militar israelí, usa un frente en Chipre para vender su software espía Reign, que aparentemente extrae datos de iPhones, controla remotamente la cámara, escucha a escondidas y rastrea las ubicaciones de los usuarios del dispositivo sin su conocimiento.

El informe agrega que dicha tecnología sensible solo se puede exportar bajo la supervisión de expertos militares israelíes.

El software espía Reign, detalla, puede infectar iPhones directamente, sin que el propietario tenga que hacer clic en un enlace de malware.

 

A principios de diciembre de 2018, el diario estadounidense The Washington Post informó que el régimen de Israel estuvo directamente involucrado en la venta de un software espía sofisticado, denominado Pegasus, a Arabia Saudí para ayudar al reino a purgar y asesinar a los disidentes.

Según el informe, el ministerio israelí de asuntos militares había autorizado al NSO Group a vender el sofisticado software espía al reino saudí.

Se considera que Pegasus es uno de los softwares de espionaje más sofisticados del mundo. Es altamente invasivo, pues es capaz de penetrar a fondo en las comunicaciones de los teléfonos que son objeto del ataque.

Según The Washington Post, Arabia Saudí utiliza dicha herramienta para espiar a los disidentes en seis países de la región de Asia Occidental.

Las autoridades de Arabia Saudí suelen recurrir al uso de software y sistemas electrónicos para identificar y reprimir a los disidentes y críticos al régimen de los Al Saud y restringir, de paso, la libertad de expresión en el país árabe.

De hecho, el príncipe heredero saudí dirige una campaña de arrestos y asesinatos contra sus rivales al trono, activistas y disidentes políticos con objetivo de silenciar toda voz opositora en Arabia Saudí.

ftm/fmk/mrg