• El rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud (Centro), durante la cumbre del G20 organizada por Riad a través de videoconferencia, 21 de noviembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 21 de noviembre de 2020 17:22

Arabia Saudí ha abierto este sábado, en formato virtual, la cumbre del Grupo de los 20, fracasando así en su plan de rehabilitar su imagen en la escena mundial.

Durante los dos días que dura la cita, los miembros de las 20 principales economías del mundo discutirán medidas para impulsar una recuperación económica ante la crisis provocada por la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

Nuestros pueblos y economías todavía están sufriendo este impacto. Sin embargo, haremos todo lo posible para superar esta crisis a través de la cooperación internacional”, ha dicho el rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, en su discurso inaugural, pero esta vez no ha habido ni una gran ceremonia de apertura ni reuniones bilaterales, pues se trata de una cumbre limitada a sesiones cortas en línea.

Esta situación ha frustrado los planes del príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman Al Saud, que por medio de la cita pretendía rehabilitar su imagen en el mundo y reaviviar sus planes.

Ha habido decepción [...] La aspiración inicial de Arabia Saudí era aprovechar la presidencia rotatoria del G20 para reflotar los planes del príncipe heredero y blanquear el pasivo que ha acumulado estos años”, han subrayado fuentes diplomáticas no identificadas en Riad (capital saudí).

 

Efectivamente, Riad está sufriendo críticas por sus claras violaciones de los derechos humanos, como, por ejemplo, la detención de los opositores, el asesinato en 2018 del columnista del diario estadounidense The Washington Post Jamal Khashoggi, y su brutal e inhumana campaña de agresión contra Yemen.

fmk/hnb/nii/