• Masivos daños causados por potentes explosiones que sacudieron Beirut, capital de El Líbano, 4 de agosto de 2020 (Foto: AP)
Publicada: sábado, 8 de agosto de 2020 10:10

Un informe revela las noticias falsas difundidas por las cuentas saudíes en las redes sociales contra el movimiento libanés Hezbolá tras la explosión en Beirut.

El martes, potentes explosiones sacudieron Beirut, la capital libanesa, ocasionadas al parecer por el estallido de un almacén donde se guardaban casi tres toneladas de nitrato de amonio. Mientras tanto, las autoridades libanesas no descartan que el incidente, cuyas investigaciones siguen en curso, haya sido causado por negligencia o por una acción exterior, “con un misil o una bomba”.

En su editorial publicado el viernes, la revista estadounidense Newsweek subrayó que poco después de la explosión de Beirut, las cuentas de redes sociales vinculadas a Arabia Saudí comenzaron una campaña de desinformación, tratando de vincular al Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) con el incidente.

La etiqueta (hashtag) #Hezbollah's Ammonia Burns Beirut comenzó a ser tendencia en Twitter dentro de las 24 horas posteriores a la explosión, aunque no hay evidencia alguna de que el movimiento libanés esté involucrado en la tragedia, señala.

Al respecto, prosigue, el diario estadounidense The Daily Beast, citando a fuentes de inteligencia que hablaron bajo condición de anonimato, reveló que la campaña de desinformación en línea está siendo impulsada por cuatro cuentas verificadas vinculadas al régimen saudí.

Por otro lado, Newsweek indica que algunos funcionarios y medios de comunicación estadounidenses también han culpado a Hezbolá del incidente, sin proporcionar ninguna evidencia clara al respecto.

En rechazo de tales acusaciones, el secretario general de Hezbolá, Seyed Hasan Nasralá, negó el viernes cualquier vínculo del movimiento con la tragedia en Beirut. “Es propaganda”, insistió; no obstante, aseguró que todas las conspiraciones contra el Eje de la Resistencia serán en vano.

Por su parte, la Fábrica de Explosivos de Moçambique (FEM), una empresa de fabricación de explosivos de Mozambique, ha confirmado que el nitrato de amonio que explotó en Beirut pertenecía a esta firma y lo había comprado para su uso en la minería, pero se mantuvo en un contenedor en el puerto de Beirut durante más de seis años antes de su explosión.

fmk/ktg/tqi/msf