• Estadounidenses se congregan frente a la embajada saudí para pedir justicia por el asesinato de Jamal Khashoggi, 2 de octubre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 23 de mayo de 2020 2:10

La ONU califica de impactante, pero predecible la decisión de la familia de Jamal Khashoggi de perdonar a los saudíes acusados del asesinato del periodista.

“Todos los que, en los últimos 20 meses, hemos informado sobre la espantosa ejecución de Jamal Khashoggi y la falta de responsabilidad por su asesinato, esperábamos esto”, ha aseverado este viernes Agnes Callamard, experta en ejecuciones extrajudiciales en la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ‎‎(OACDH).

Khashoggi era un opositor a las políticas del príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman. El periodista fue asfixiado y luego desmembrado el 2 de octubre de 2018 en el consulado saudí en la ciudad turca de Estambul.

Todas las líneas de investigación apuntaban a Bin Salman como el artífice de ese asesinato de tintes políticos, ya que Khashoggi era una voz incómoda para Riad, pese a que vivía exiliado en Estados Unidos desde 2017, donde trabajaba como columnista del diario The Washington Post.

Sin embargo, nunca se llegó a incriminar al príncipe heredero en el caso que se abrió contra los implicados después de que hubiera mucha presión internacional para esclarecer este macabro asunto. La Fiscalía general de Arabia Saudí condenó a muerte a cinco personas y encarceló a otras tres por su implicación en el asesinato.

 

La familia de Khashoggi anunció este mismo viernes que perdonaba a los asesinos, decisión que probablemente resultaría en un aplazamiento legal para los cinco hombres condenados a muerte por la ejecución del periodista.

“Nosotros, los hijos del mártir Jamal Khashoggi, anunciamos que perdonamos a quienes mataron a nuestro padre mientras esperamos y buscamos la recompensa de Dios Todopoderoso”, escribió en Twitter Salah Khashoggi, uno de los hijos del escritor.

De acuerdo con Callamard, “las autoridades saudíes están desplegando lo que esperan será el acto final en su bien ensayada parodia de la justicia frente a una comunidad internacional demasiado lista para ser engañada”.

Ahora debe llevarse a cabo una investigación de seguimiento, ha añadido la experta de las Naciones Unidas, que ha aclarado que esta debe ser una indagación centrada en la cadena de mando y las responsabilidades individuales asociadas, incluso en los niveles más altos del poder del reino árabe.

La funcionaria de la ONU ha subrayado que es imperativo que la comunidad internacional exija justicia para Khashoggi, puesto que es un deber primordial para prevenir y detener las ejecuciones de periodistas.

Un informe de Callamard el año pasado constató que agentes saudíes habían sido grabados discutiendo sobre cómo desmembrar el cuerpo de Khashoggi varios minutos antes de que ingresara al consulado, refiriéndose a él como el “cordero del sacrificio”.

krd/ctl/rba