• Batería de misiles tierra-aire Patriot de EE.UU., miembro de la OTAN, en una base en Polonia. (Foto: Reuters)
Publicada: domingo, 17 de enero de 2021 18:30

Un expolítico alemán estima que la expansión de la OTAN en los países europeos del flanco occidental ruso propició la adhesión de Crimea a la Federación Rusa.

El exministro alemán de Asuntos Exteriores Gerhard Schröder (1998-2005) cree que la ampliación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) por parte de las naciones europeas fue el factor determinante que impulsó la incorporación de la península de Crimea al territorio de la Federación Rusa en 2014.

En una entrevista concedida el viernes al rotativo germano Spiegel, el ahora presidente de la junta directiva del gigante petrogasístico ruso Rosneft destacó que los países del este de Europa estaban en su derecho a decidir sobre una posible adhesión a la Unión Europea (UE) o a la Alianza Atlántica.

Tienen este derecho, pero eso fue apenas el comienzo, luego, la discusión se dirigió por otro derrotero”, señaló Schroder en referencia a las maniobras de EE.UU., realizadas antes de 2014, a fin de incorporar Georgia y Ucrania a la OTAN.

 

A su parecer, esta postura adoptada por Washington giró en torno a “una estrategia para rodear a Rusia que, entonces, estaba mucho más abierta a la cooperación, tanto con Europa como con la OTAN”.

Si bien cataloga la reincorporación de Crimea a Rusia como una “violación del derecho internacional”, el expolítico señaló que ese concepto en sí “no aclara los motivos” de tal expansión de membrecía de algunos países en la alianza militar occidental.

“Supuestamente, Ucrania se incorporaría a la OTAN, tal y como pretendía EE.UU., y entonces Sebastopol, uno de los puertos más importantes de Crimea, acabaría en el territorio de una alianza occidental”, sostuvo.

En otra parte de sus declaraciones, Schröder tildó de poco eficientes las medidas coercitivas impuestas a Rusia por parte de Europa y EE.UU.

Rusia y el Occidente siguen sin poder superar las tensiones que surgieron después de la crisis de Ucrania y la anexión de Crimea a Rusia en un referéndum no reconocido internacionalmente. Como medidas de presión, EE.UU. y la UE impusieron una serie de sanciones a funcionarios, empresas y sectores económicos rusos.

krd/anz/fmk/mkh