• Una fase de la construcción del gasoducto Nord Stream 2 en el mar Báltico, frente a la costa de la isla de Ruegen, Alemania, 15 de noviembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 2 de diciembre de 2020 11:09

Alemania, para eludir sanciones de EE.UU. contra el gasoducto ruso Nord Stream 2, creará una firma subsidiaria para hacer de pantalla ante embates de Washington.

De acuerdo con un reciente informe publicado por el periódico germano Bild, el estado federal alemán de Mecklemburgo-Pomerania Occidental registrará un Fondo de Protección Climática que cataloga al gasoducto Nord Stream 2 como “el componente más importante para la protección del medioambiente” en la finalización y puesta en marcha del mega proyecto europeo que sufre de una serie de embates de ámbito sancionatorio de Estados Unidos.

El gasoducto Nord Stream 2, valorado en casi 11 000 millones de dólares, es la segunda conexión de este tipo impulsado por una alianza de empresas de Rusia, Alemania, Austria, Francia y los Países Bajos, que conectará a los dos primeros países por el fondo del mar Báltico —después de la inauguración de la primera en 2011—.

La mega infraestructura, concebida para diversificar las rutas del suministro del gas ruso a Europa y elevar la seguridad energética permitiendo a Rusia eludir el paso del gaseoducto por Polonia y Ucrania, constará de dos ramales para transportar hasta 55 000 millones de metros cúbicos de gas natural anuales a Alemania.

 

Desde la llegada del ya en funciones presidente de EE.UU. Donald Trump al poder en 2017, Washington ha venido imponiendo una serie de sanciones, o en su caso, amenazando a los contratistas que estaban involucrados en la construcción del gaseoducto, a fin de evitar como sea que se haga realidad este proyecto.

Con la genialidad ideada por las autoridades de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, las empresas alemanas amenazadas por las medidas punitivas de EE.UU. proporcionarán oficialmente sus servicios e instalaciones a este Fondo de Protección Climática para la finalización del gaseoducto, y, de este modo, estarían a salvo de las sanciones estadounidenses.

De tal forma, que la máquina punitiva de EE.UU. no tendría base jurídica, desde el punto de vista técnico, para sustentar sus sanciones a ninguna de las empresas que podría interactuar durante la fase final de la construcción del gaseoducto Nord Stream 2.

krd/ktg/mnz/mkh