• Los manifestantes se congregan frente al Parlamento alemán en protesta por la resolución anti-BDS en Berlín, 28 de junio de 2019.
Publicada: sábado, 18 de enero de 2020 17:03

La ONU ha enviado una carta a Alemania impugnando una ley proisraelí contra el BDS, movimiento de boicot que denuncia los crímenes de Israel contra los palestinos.

En la carta enviada al Gobierno alemán, los cinco relatores especiales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han dejado claro que las críticas al régimen israelí y a su forma de actuar “no son antisemitas”, y han pedido a Berlín que proporcione información sobre si dicha legislación anti-BDS (movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones) cumple con las leyes internacionales sobre derechos humanos y las libertades de opinión, expresión y reunión, informó el viernes el portal de noticias Middle East Eye (MEE), con sede en el Reino Unido.

“Expresamos además nuestra preocupación de que la moción pueda obstaculizar las actividades pacíficas de los defensores de los derechos humanos, de grupos y organizaciones que denuncian las violaciones de los derechos humanos y forman parte del movimiento BDS al reducir el espacio cívico disponible para que expresen sus quejas legítimas”, escribieron.

Según los expertos, esta ley alemana “interfiere indebidamente en el derecho de las personas en Alemania a participar en un discurso político, es decir, a expresar su apoyo al movimiento BDS”.

En mayo de 2019, el Parlamento alemán aprobó una moción condenando al BDS por tratarse, a su parecer, de un movimiento “antisemita”, pero, en realidad, la decisión tuvo que ver con las presiones de Israel, que teme que este movimiento de boicot contra el régimen israelí se amplíe a lo económico, académico y cultural.

 

Los relatores de la ONU han hecho pública la carta esta semana, después de que finalizara el período de espera de 60 días sin recibir respuesta de las autoridades alemanas.

En reacción a la aprobación de la ley alemana, el movimiento BDS, fundado en 2005 por activistas palestinos, acusó a Berlín de “complicidad en los crímenes de ocupación militar, limpieza étnica, asedio y apartheid de Israel”.

La ciudad alemana de Dortmund, en septiembre, revocó su decisión de entregar un premio literario a la novelista Kamila Shamsie por su apoyo al movimiento BDS.

El movimiento BDS es una campaña global que busca aplicar presión financiera a Israel para obligarlo a cumplir con el Derecho Internacional, lo que incluiría retirarse de los territorios ocupados, eliminar el muro de separación de Cisjordania y otorgar el derecho de retorno a los refugiados palestinos.

La iniciativa de BDS sigue ganando cada vez más adeptos a nivel internacional, al punto de que Israel en 2017 aprobó una ley que veta el ingreso a los territorios ocupados a quienes apoyen la campaña BDS o denuncien los asentamientos ilegales en la ocupada Cisjordania.

Mientras tanto, la popularidad del BDS en todo el mundo inquieta en gran medida al Gobierno del presidente de EE.UU., Donald Trump, conocido por su postura contra los palestinos y a favor de Israel. En diciembre, Trump emitió una orden que bloquea la expansión del boicot a Israel en EE.UU., lo que generó duras críticas incluso entre la comunidad judía de ese país.

tmv/nii/

Comentarios