• Una pancarta donde se puede leer: No a la guerra, no a la OTAN.
Publicada: domingo, 14 de febrero de 2016 8:03

Cientos de alemanes tomaron las calles de Múnich (sur) para expresar su indignación ante la política belicista de la OTAN y el Occidente en el Oriente Medio.

Unas 2000 personas se congregaron el sábado para protestar contra de la guerra, en particular repudiaron las actividades de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). En esa urbe precisamente se celebra la Conferencia de Seguridad de Múnich.

De hecho, se trata de una conferencia de inseguridad. Están planeando las próximas guerras y están planeando la forma de proceder en las guerras actuales. Esto no tiene absolutamente nada que ver con la paz", dijo uno de los manifestantes.

"De hecho, se trata de una conferencia de inseguridad. Están planeando las próximas guerras y están planeando la forma de proceder en las guerras actuales. Esto no tiene absolutamente nada que ver con la paz", dijo uno de los manifestantes en el evento.

Los activistas portaban pancartas en las que se podía leer, "Terror de la Organización del Atlántico del Norte", "Fin de la guerra contra el terrorismo" y "Abolición de la Bundeswehr", en referencia a las Fuerzas Armadas alemanas.

Manifestantes contra la OTAN en las calles de Múnich, sur de Alemania, 13 de febrero de 2016.

 

Los manifestantes también advirtieron a Alemania de que se olvide de cualquier intervención en el terreno afectado por la crisis de Siria.

A fin de evitar cualquier enfrentamiento durante las protestas, agentes de policía fueron desplegados en las calles de la ciudad.

La Conferencia de Seguridad de Múnich, en la cual se han reunido ministros de Relaciones Exteriores y políticos de unos 70 países, que este domingo se clausura, es un evento en la que se discute sobre la crisis de los refugiados provenientes de los lugares en conflicto como Irak y Siria, entre otras cuestiones.

EE.UU. y sus aliados occidentales mayoritariamente han estado llevando a cabo desde septiembre de 2014 ataques aéreos en contra del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) dentro del territorio de Siria sin ninguna autorización del Gobierno del presidente Bashar al-Asad y sin el mandato de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). 

La coalición liderada por EE.UU., también está involucrada en una similar campaña militar en el vecino Irak.

El pasado 11 de febrero, el secretario de Defensa de EE.UU., Ashton Carter dijo que la OTAN, podría unirse a la coalición liderada por Washington. 

Esto sucede mientras que los miembros de la misma coalición internacional, que se opone firmemente al Gobierno de Damasco, han contribuido de manera significativa al derramamiento de sangre en Siria mediante el apoyo a los terroristas que luchan para derrocar al presidente sirio Bashar al-Asad desde 2011.

krd/ctl/msf